Un tribunal español suspendió la extradición de Hugo “El Pollo” Carvajal a EE.UU.

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, un tribunal español con sede en Madrid y con jurisdicción en todo el territorio nacional, decidió suspender la entrega de Hugo “El Pollo” Carvajal a Estados Unidos.

Los jueces Alfonso Guevara, Carlos Fraile y María Teresa García frenaron por el momento la extradición del ex espía venezolano, que fue acusado por las autoridades de Estados Unidos de “inundar de cocaína” al país junto con las FARC.

“Se suspende la materialización de la entrega”, señala la resolución del tribunal, hasta que el Ministerio del Interior informe sobre la petición de asilo que cursó Carvajal en 2019.

La Policía Nacional de España detuvo el 9 de septiembre en Madrid a Hugo Armando Carvajal, conocido como “Pollo Carvajal”, ex general venezolano chavista en paradero desconocido desde noviembre de 2019 y que estaba reclamado por EEUU para ser juzgado por narcotráfico, blanqueo y colaboración con las FARC.

La detención se produjo a las 21:15 hora local en la calle Torrelaguna de la capital por parte de efectivos del grupo 2 de Fugitivos de la Policía Nacional, en colaboración con agentes de la DEA norteamericana, agencia que había informado el pasado 17 de junio a la Policía de España que el chavista se ocultaba en un piso de Madrid tras realizarse una cirugía estética y camuflarse con pelucas y disfraces.

En el escrito de la DEA, se expresa que Carvajal Barrios se encontraba “viviendo en la ciudad de Madrid en un departamento de la zona de Arturo Soria” y convivía con la ciudadana venezolana Astrid Carolina Viloria Palacio.

Luego, el texto de la DEA dirigido a la Policía española sostiene: “Les informamos de otros detalles que podrían ser de utilidad en localizar y arrestar a este fugitivo: el departamento de Viloria Palacios está en el tercer o cuarto piso de un edificio en la zona. La terraza del departamento cuenta con muchas plantas que utiliza Carvajal Barrios para ofuscar su cara cuando sale a usarla”.

Y subraya: “Se sabe que Carvajal Barrios utiliza pelucas y disfraces para pasar desapercibido. También hay indicaciones de que se habrá hecho cirugía plástica para cambiar su aspecto físico”.

La periodista Gabriela Ponte, del diario ABC, acotó que el venezolano solía pedir comida por delivery y no salía del edificio, según vecinos consultados. En tanto, el comunicador David Placer adelantó que la defensa de “El Pollo” ya apeló al considerar que la detención fue “ilegal”. Denunciaron que se hicieron “escuchas ilegales” que llevaron al arresto.

Carvajal, que tenía en vigor una orden de detención e ingreso en prisión para la ejecución de la extradición a EEUU, se encontraba en un domicilio protegido por varias personas al momento del arresto. En esa vivienda, según las fuentes, estaba refugiado.

La entrada en el inmueble se ha llevado a cabo mediante autorización judicial y fue ejecutada por efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios. Posteriormente fue trasladado a las dependencias del Grupo de fugitivos ubicadas en el complejo policial de Canillas.

Se trata de la segunda vez que Carvajal es detenido en España. En abril de 2019 fue arrestado también en Madrid tras entrar al país europeo con pasaporte falso, pero la Audiencia Nacional denegó su extradición al entender que EEUU lo reclamaba por “una motivación política”, por lo que fue puesto en libertad.

Meses después, en noviembre de 2019, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia acordó finalmente su extradición, pero Carvajal ya había desaparecido.

Aún fugado, sus abogados recurrieron ante el Tribunal Supremo el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros el 3 de marzo para ejecutar la extradición después de que fuera autorizada por la Audiencia Nacional, y pidieron la suspensión cautelar de la orden alegando que las imputaciones no eran ciertas y que la única finalidad de EEUU es torturarle para obtener información sobre Venezuela.

Carvajal fue jefe de la Dirección de Contrainteligencia Militar de Venezuela durante ocho años, en los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, y Estados Unidos lo acusa de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las FARC para introducir drogas en territorio estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *